anticonceptivos

Anticonceptivos y la búsqueda humana por evitar la procreación

Actualizado el viernes, 2 febrero, 2024

A lo largo de la historia, las personas han utilizado diversos métodos para prevenir embarazos, desde preparados a base de plantas hasta métodos de barrera y anticonceptivos hormonales.

La historia de los anticonceptivos se puede rastrear en las menciones de Plinio el Viejo, un naturalista romano: una de las primeras formas fue el uso de plantas con propiedades anticonceptivas, como el silfio, que fue muy utilizado en la antigua Grecia y Roma. Según Plinio, el silfio era tan efectivo para prevenir el embarazo que pronto se sobreexplotó y se extinguió. Otras culturas, como los antiguos egipcios, griegos y romanos, usaban intestinos de animales, como intestinos de ovejas, como método de barrera para prevenir el embarazo.

Antinconcepción en la Edad Media

En la Edad Media, las mujeres que eran consideradas brujas a menudo se asociaban con prácticas relacionadas con la anticoncepción. Esto se debió a que la Iglesia Católica, que tuvo una influencia significativa en la Europa medieval, creía que cualquier intento de interferir con el proceso natural de reproducción era un pecado. El uso de anticonceptivos se consideraba una violación del orden natural y, por lo tanto, se consideraba que quienes los practicaban amenazaban el orden social y moral. Se creía que tenían conocimientos sobre remedios a base de hierbas y otros métodos de curación.

Las cacerías de brujas de la Edad Media a menudo fueron alimentadas por el miedo, y muchas mujeres inocentes fueron acusadas de brujería y sometidas a tortura y ejecución. Si bien no hay evidencia que sugiera que las mujeres que fueron acusadas de brujería tenían más probabilidades de usar anticonceptivos que otras mujeres, la asociación entre brujería y anticoncepción persistió en la imaginación popular y contribuyó a la estigmatización de las mujeres que buscaban controlar su fertilidad.

Avances de los anticonceptivos entre 1950 y 1990

Durante el siglo XIX, hubo un cambio significativo hacia el desarrollo de métodos anticonceptivos más efectivos. En 1843, Charles Goodyear inventó el proceso de vulcanización del caucho, que condujo a la creación de condones de caucho. Casi al mismo tiempo, también se desarrollaron diafragmas y capuchones cervicales.

A principios del siglo XX, se introdujo el primer método anticonceptivo hormonal, llamado Enovid. Este medicamento contenía una combinación de estrógeno y progestina, que suprimía la ovulación y dificultaba que los espermatozoides llegaran al óvulo. A pesar de la resistencia inicial de los grupos religiosos y conservadores, la anticoncepción hormonal ganó aceptación y fue ampliamente utilizada por las mujeres.

La era moderna de la anticoncepción comenzó en el siglo XX con el desarrollo de los anticonceptivos hormonales. En 1960, se aprobó el uso de la primera píldora anticonceptiva oral en los Estados Unidos, lo que revolucionó el control de la natalidad y permitió a las mujeres un mayor control sobre sus opciones reproductivas. Desde entonces, se han desarrollado otros métodos hormonales, como los anticonceptivos inyectables y los parches hormonales, que brindan a las mujeres una variedad de opciones para prevenir el embarazo.

Sin embargo, mientras que las mujeres han tenido una variedad de opciones anticonceptivas disponibles durante décadas, históricamente los hombres han tenido pocas opciones más allá de los condones y la vasectomía. Sin embargo, esto está cambiando lentamente con el desarrollo de nuevos métodos anticonceptivos masculinos. Uno de los métodos más prometedores que se están desarrollando actualmente es un gel hormonal que se aplica sobre la piel de los hombros y la parte superior de los brazos. Este gel contiene una combinación de testosterona y progestina, que trabajan juntas para reducir la producción de esperma y prevenir el embarazo.

El período entre 1950 y 1990 fue una época de avances significativos en la tecnología y el acceso a anticonceptivos, así como de cambios en las actitudes hacia la sexualidad y la salud reproductiva. Aquí hay algunos eventos y desarrollos clave durante este tiempo:

1950:

La primera píldora anticonceptiva oral, Enovid, se aprobó para su uso en los Estados Unidos en 1957. Contiene versiones sintéticas de las hormonas estrógeno y progesterona y es muy eficaz para prevenir el embarazo.

En 1959, las Naciones Unidas crean el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) para brindar servicios de planificación familiar y apoyar la salud reproductiva.

1960:

La introducción de la píldora anticonceptiva desencadena una revolución sexual y ayuda a redefinir las normas sociales en torno a la sexualidad y la salud reproductiva.

Los primeros dispositivos intrauterinos (DIU) están ampliamente disponibles, proporcionando una forma de anticoncepción de acción prolongada y altamente efectiva.

La Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó en 1965 que las parejas casadas tienen el derecho constitucional de usar métodos anticonceptivos y en 1972 extiende este derecho a las personas solteras.

El movimiento feminista y otros movimientos de justicia social abogaron por un mayor acceso a los servicios de anticoncepción y salud reproductiva.

1970:

La anticoncepción de emergencia está disponible, proporcionando una forma de prevenir el embarazo después de una relación sexual sin protección o una falla anticonceptiva.

El gobierno de los Estados Unidos comienza a financiar los servicios de planificación familiar a través de Medicaid.

La Organización Mundial de la Salud declara 1975 como el «Año Internacional de la Mujer», atrayendo una mayor atención a los problemas de salud de la mujer, incluidos los anticonceptivos y los derechos reproductivos.

1980:

Los primeros implantes anticonceptivos están disponibles, proporcionando una forma de anticoncepción altamente efectiva y de acción prolongada que puede durar hasta cinco años.

La epidemia de VIH/SIDA llama la atención sobre la importancia de los condones para prevenir tanto el embarazo como las infecciones de transmisión sexual.

En 1987, las Naciones Unidas declaran el 26 de septiembre como el Día Mundial de la Anticoncepción, creando conciencia sobre la importancia de la anticoncepción y el acceso a los servicios de salud reproductiva.

A lo largo de este período, también hubo importantes batallas culturales y políticas sobre los derechos reproductivos y el acceso a la anticoncepción. Muchos grupos conservadores y religiosos se opusieron al uso del control de la natalidad y lucharon contra los esfuerzos para aumentar el acceso, mientras que los defensores de los derechos reproductivos y la salud de la mujer lucharon para ampliar el acceso y garantizar que las personas tuvieran la capacidad de tomar decisiones informadas sobre su salud reproductiva.

Anticonceptivos masculinos: en desarrollo

El desarrollo de nuevos métodos anticonceptivos masculinos es ciertamente prometedor, pero es importante señalar que todavía existen barreras significativas para su adopción y uso. Al igual que con cualquier nuevo método anticonceptivo, se necesitan más investigaciones y pruebas para garantizar su seguridad y eficacia, y las actitudes culturales y las normas sociales también pueden desempeñar un papel en su aceptación y adaptación.

Si bien la mayoría de las formas de anticoncepción se han centrado en las mujeres, ha habido un interés creciente en desarrollar métodos anticonceptivos para hombres. En los últimos años, se han desarrollado varios métodos anticonceptivos masculinos, incluido el uso de inyecciones e implantes hormonales. Uno de los nuevos métodos más prometedores es un gel anticonceptivo no hormonal que los hombres se aplican en la piel.

El gel contiene una combinación de nestorona y testosterona, que suprime la producción de esperma mientras mantiene niveles normales de testosterona (esta última con el fin de no tener un efecto negativo sobre la líbido). Este método ha demostrado ser eficaz en ensayos clínicos, con una tasa de éxito superior al 95 %. Además, tiene la ventaja de ser reversible, y la fertilidad regresa rápidamente después de suspender el uso.